Ministerio de Relaciones Exteriores

 

Antiguo Cuscatlán, 2 de junio de 2014

Queridos amigos, les doy la bienvenida a mí país El Salvador, espero que el calor de la mano amiga, de la sonrisa sincera, de la alegría que nos caracteriza a los salvadoreños, les haga sentir como en su casa, están en su casa, esta es la patria de Morazán y Bolívar.

En nombre del pueblo y del Gobierno de El Salvador quiero darle las gracias por seleccionar a nuestro país para llevar a cabo este importante Consejo de Ministros de Petrocaribe, una importante reunión cuyos resultados serán para nuestro país, de mucho beneficio, pues Petrocaribe es el planteamiento de una visión solidaria, mostrada desde la creación en el 2005 y que se fundamenta en la cooperación multilateral a través de un mecanismo que integra la voluntad de sus países miembros, por avanzar un fin común, que es la erradicación del hambre y de la pobreza en el Caribe y Centroamérica.

Amigos y amigas,

Nos encontramos reunidos este día en ocasión de honrar a una sorprendente mujer que no solo marcó la historia de todas las salvadoreñas, sino también la de nuestro país, al ser pionera en la lucha por la igualdad y los derechos de las mujeres. Me refiero a nuestra querida Prudencia Ayala.

Prudencia decidió en 1930 que quería postularse como candidata a la presidencia de la República y aunque en ese momento bloquearon su camino -dado que no se permitía la participación femenina en la vida política-, ella con la determinación y fortaleza que la caracterizaban, no cesó ante sus ideales y dejó planteado lo que sería su programa de gobierno, el cual fue publicado en su periódico “Redención Femenina”, en junio de ese mismo año.

Estimados amigos y amigas,

Sean todos y todas bienvenidos a esta su Cancillería.

Hace unos meses Monseñor Ricardo Urioste, quien nos horna con su presencia esta tarde y a quien aprovecho para extenderle mi más afectuoso saludo, reflexionaba sobre aquellos hombres y mujeres que “no debieron morir”, y por supuesto no escapaba de ese recuento la figura de nuestro máximo líder espiritual y obispo mártir, Monseñor Óscar Arnulfo Romero, por quien estamos reunidos.

En su reflexión, Monseñor Urioste señalaba que es parte del ciclo de la vida del ser humano el morir, y por lo tanto es parte del plan perfecto de Dios presentarnos ante su presencia. Hoy, esta reflexión cobra una relevancia muy especial.

Estimados amigos y amigas,

Sean todos y todas bienvenidos a esta Cancillería. Me siento muy honrado esta mañana que nos acompañen a la presentación del Informe Agenda de Desarrollo Post-2015 de El Salvador, el cual en su concepción, se pensó como la expresión de las “voces” de la población que, antes del proceso de transformación social que impulsamos con nuestra administración desde el 2009, siempre estuvo históricamente excluida.

Esto resulta particularmente especial este día, en el cual conmemoramos el martirio de nuestro guía espiritual, Monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien fue para este país “la voz de los sin voz”, en momentos de enorme represión y exclusión de los sectores más pobres en el país.

Señor Presidente del Consejo de Derechos Humanos.

Señora Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Señores y señoras representantes de alto nivel que participan en esta XXV sesión del Consejo.

Honorables Embajadores, Embajadoras, Representantes permanentes.

En nombre del Gobierno de El Salvador, en mi calidad de Viceministro de Relaciones Exteriores para los Salvadoreños en el Exterior, presento un saludo al máximo órgano universal de promoción y protección de los derechos humanos y a todos los Estados aquí representados. Reciban un afectuoso saludo del pueblo salvadoreño.

 

Después de décadas de espera, promesas incumplidas y falta de voluntad política de los partidos políticos y presidentes de turno, el pasado 2 de febrero se concretizó el voto de los salvadoreños en el exterior. El voto, la participación política, había sido una demanda que por muchos años había estado presente en la agenda nacional pero sistemáticamente ignorada en la práctica por los gobernantes de turno, aunque, curiosamente, se aceptaba retóricamente. Cuando se acercaban las elecciones y se reclamaba la participación de los salvadoreños en el exterior, se presentaban argumentos de logística y de presupuesto para no concretar la promesa hecha.

Estimados amigos y amigas,
Reciban la más cordial y fraternal bienvenida a nuestra sede.
El Salvador lleva a cabo un proceso de transformación que requiere de numerosos e importantes esfuerzos para fortalecer la visión de país que adoptamos desde el 1 de junio de 2009. Me refiero, a forjar un país más justo, más unido, más inclusivo y con mejores oportunidades para todos los salvadoreños y las salvadoreñas.

Estimados amigos y amigas,
Es muy grato para mí dirigirme a ustedes en ocasión de esta II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC.
Les saludo en nombre de nuestro Presidente, Mauricio Funes, quien envía sus sinceras disculpas por no haber podido asistir a este encuentro regional, pero razones de salud, le han impedido hacerlo. Para nuestro gobierno y particularmente para nuestro presidente, CELAC representa el hito más trascendental en la historia de nuestro proceso de integración regional.

Amigos y amigas,

En la historia de nuestra humanidad hay muchos capítulos trágicos que a pesar de toda la indignación y el dolor que causaron, no hay que dejarlos en el olvido. Más bien hay que recordarlos como episodios que jamás deben repetirse y al mismo tiempo, deben reforzar nuestra determinación por construir una cultura de paz, inclusión y bienestar entre todos los pueblos del mundo.

El Holocausto es uno de estos tristes episodios, sobre el cual, la historia nos sigue develando cómo, durante la Segunda Guerra Mundial, tanto en Alemania como en las zonas ocupadas en Europa, millones de personas que no comulgaban con la doctrina de Adolfo Hitler eran abusadas, perseguidas y exterminadas en campos de concentración.

Muchas de estas personas eran judíos, gitanos, civiles soviéticos y prisioneros de guerra, polacos étnicos, personas con discapacidad, homosexuales, religiosos y opositores políticos al nazismo.

Estimados amigos y amigas,

Nuestro mundo actual está sometido día tras día a los diversos efectos del cambio climático. Numerosos foros alrededor del mundo, opiniones y estudios de las comunidades científicas y constantes divulgaciones a través de medios de comunicación y redes sociales han posicionado este fenómeno como un tema prioritario en la agenda política del concierto internacional.

Lamentablemente, los daños provocados por el cambio climático han sido cuantiosos y la pérdida de vidas humanas ha sido y desconcertante.

En Centroamérica conocemos muy bien de esto ya que de forma periódica sufrimos los embates de diverso tipo de fenómenos.

2do Catalogo Cooperación Sur-Sur

Whatsapp
Whatsapp